“Se le hizo fácil, se le hizo fácil, y es que nada en la vida es fácil.
Desenfundó su puñal y se dispuso a robar una gran tienda de abastos popular.
Solo tenía 17 años, bien vividos, mal vividos. Qué sé yo…”

Él No Lo Mató, una canción de El Haragán y Compañía del álbum Valedores Juveniles de 1992. Es una canción muy emblemática del rock en español y, sobre todo, del rock mexicano.

El Haragán y Compañía: Valedores Juveniles (1992). Él No Lo Mató.
El Haragán y Compañía: Valedores Juveniles (1992)

La canción cuenta la historia de un chico de 17 años que decide robar una tienda de abastos, sin embargo, este es acribillado por un policía. “Sin sentido y sin razón”.
Hoy hablaremos acerca de la historia que hay detrás de esta gran canción.

La Historia detrás de Él No Lo Mato

“Lo más difícil de una canción, tal vez sea el tener que vivirla.”

– Luis Álvarez “El Haragán”. Vocalista de El Haragán y Compañía

La canción cuenta la historia de un amigo de Luis Álvarez “El Haragán”; Marcos Hernández. Un chico de 17 años de edad, el cual tenía un trabajo y, menciona Luis, no tenía necesidad de robar.

Los hechos se llevan a cabo en la colonia Santa Rosa, Ciudad de México.

Los amigos de Marcos, que eran una mala influencia lo animaron un día a robar una tienda de abastos. Se encontraba cerca de ahí un policía que, al tratar de intentar detener a los delincuentes, disparó su arma de calibre 22.

La bala disparada impactó en la espalda del joven Marcos; había sido un disparo en el corazón. Era una herida de muerte.

“Se oyó un disparo, parecía un cañón. Como un monstruo, la vida le arrebató.
El juego había terminado ya, una bala le perforó el corazón”.

Llego al lugar de los hechos una ambulancia la cual lo trasladó al hospital de La Raza, Ciudad de México, donde finalmente Marcos falleció.

Significado y reflexión

Él No Lo Mató nos deja una reflexión, donde a manera de advertencia, dice a los padres:

“Padres, cuiden a sus hijos. No les vaya a pasar lo que les cuento yo.
Maldita sea la hora en que se descarrió. Maldito sea el momento en el que se maleó”.

¿Por qué? Pues, como le sucedió a Marcos le podría pasar a cualquier chico. Quien lo mató fueron sus amigos, por incitarlo a hacer cosas que no debió hacer y el ambiente en el que vivía. El policia “no lo mató”, sino que sus mismas acciones lo llevaron a su inevitable final.

“Él no lo mató, fue la misma sociedad y el medio en el que se desarrolló.
Él no lo mató, fue el medio, sus padres, sus amigos, la necesidad, sus ansias, qué sé yo.
Sin sentido y sin razón”.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here